IBISMA: EL MEJOR JAMON DE SALAMANCA
IBISMA: EL MEJOR JAMON DE SALAMANCA

No es por presumir ni sacar pecho de productos, que también, es porque creemos firmemente que nuestros jamones ibéricos son los más ricos del mercado y los de más calidad. Y los premios así lo avalan

Si existe un producto codiciado, amado y deseado es el jamón Ibérico. Pero si, además, es de Ibisma que está de rechupete, para chuparse los dedos y revolcarse en aceite, mucho más. No es por presumir ni sacar pecho de productos, que también, es porque creemos firmemente que nuestros jamones ibéricos son los más ricos del mercado y los de más calidad. Y los premios así lo avalan, como el ‘Premio al mejor jamón bellota de Castilla y león’ y ‘Premio a la empresa Ibisma por la contribución al desarrollo económico’.

Jamones de bellota y Jamones de cebo de campo amparados por la norma

Nos llena de orgullo y satisfacción lucir, con una sonrisa de colmillo a colmillo, dos marcas que son la auténtica garantía de que nuestro producto es especial y, sobre todo, de calidad: Tierra de Sabor e Ibéricos de Salamanca. Gracias a ellas y a nuestra dedicación por hacer de este producto uno de los mejores, estamos situados en un puesto privilegiado en el mercado. Estos galones no son fáciles de conseguir… Por ejemplo: para entrar en el selecto grupo de ‘Tierra de Sabor’ debes cumplir requisitos como que sean “productos amparados por Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) o Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) designados según el Reglamento (CE) 1151/2012; productos amparados por Certificaciones de Características Específicas regulados por el Reglamento (CE) 1151/2012. (ETG); productos amparados por Agricultura Ecológica a los que se refiere el Reglamento (CE) 834/2007 y por la producción integrada de productos agrícolas a los que se refiere el Decreto 208/2000; alimentos artesanales, conformes con el decreto en vigor que regule la artesanía alimentaria; productos agroalimentarios amparados por Marcas de calidad alimentaria a las que se refiere el artículo 153 de la Ley 1/2014 Agraria de Castilla y León; y productos acogidos a la Norma de Calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérica según Real Decreto 4/2014”. 

Jamones ibéricos certificados

Asimismo, el jamón ibérico de Ibisma posee la Certificación del Ibérico (CALICER) amparada por la norma y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio ambiente, algo que nos ayuda a verificar la calidad que poseen nuestros productos. CALICER se encarga de “comprobar y certificar que un producto agroalimentario cumple lo que dice su etiquetado, con los requisitos establecidos en su reglamento o en la norma correspondiente con herramientas como la realización de controles de producto, auditorías documentales y ensayos analíticos”. Pero es que, además, este control exige que la empresa posea también “un sistema documentado de autocontrol para poder demostrar en todo momento que el producto que etiqueta cumple con los requisitos definidos para su etiquetado”. Pero CALICER no camina solo, está regida por un Órgano de Gobierno en el que hay representación de los sectores implicados, por lo que no se aseguran así la imparcialidad. Además, está acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) ya que “cumple con los requisitos de la que exige y asegura su imparcialidad e independencia para garantizar al cliente y al consumidor final el compromiso de trabajo bien hecho y la tranquilidad de tener ante sí un producto que respeta los requisitos definidos de etiquetado y calidad”.

Ibisma acude cada año a diferentes ferias y certámenes destacados en terreno nacional, como la Feria Alimentaria de Barcelona, Madrid y Salamanca. Este tipo de ferias son la ocasión perfecta "para divulgar la excelencia que promueve Ibéricos de Salamanca y los estrictos controles de calidad que superan las empresas charras que lucen en sus etiquetas esta marca”. 

Asimismo, Carrefour es uno de nuestros principales clientes en la ciudad de Salamanca ya que nuestra empresa forma parte de su marca. Y también representamos nuestra marca en diferentes eventos, como la vuelta ciclista de España.

Jamones de salamanca: Tradición y tecnología

Nunca daríamos la receta de nuestro jamón, es secreta como la de esa famosa bebida que todos conocemos, pero sí podemos decir que tiene su base en la dedicación y cuidado del animal desde su nacimiento hasta su proceso final de transformación y elaboración. Un proceso tradicional y artesanal que se ayuda de los mejores avances en tecnología, como los robots que hay en nuestros secaderos; la existencia de alarmas; las aplicaciones para smartphone, etcétera. Y cabe destacar también que la autogestión de Ibisma permite minimizar costes que hacen que podamos situarnos en el mercado con un precio competitivo. 

Pese a estar en un lugar privilegiado, no nos conformamos, sino que buscamos la mejora constantemente. Por ello, el I+D es un pilar fundamental para la empresa que se afianza al lado de la imagen de marca ya construida. En Ibisma queremos ser el altavoz de calidad, trabajo y respeto a la norma, pues así el cliente se sentirá cómodo y nos mantendrá, como hasta ahora, en un alto nivel en el mercado. 

Para todo lo anterior nos basamos en el trabajo, la dedicación y el esfuerzo. ¡Ah! Y en escuchar a nuestros clientes, porque sus propuestas de mejora serán una apuesta segura para todos.